Sobre mí

Os diré algo: una de las cosas que más me gustan de los demás blogs es este apartado. Me gusta ver como la gente se auto-define. Y, realmente, creo que se puede saber mucho de una persona por su currículum (por ejemplo, con este mío podéis comprobar mi inteligencia dada la obviedad de la última frase que acabo de soltar). :)

Bien, ¿cómo definirme...?


Mi pequeño mundo está lleno de tinta y risas, aunque también de interrogantes y lágrimas (al fin y al cabo, somos humanos). Está lleno de poesía y hojas de otoño. Está lleno de buena música y cuentos inventados que me contaban de pequeña.

En resumen, está lleno de todo aquello que me define. Lo tengo tan interiorizado que me resulta difícil explicarlo. Pero está bien, voy a intentarlo. Os lo debo. :)

Pero no os voy a decir como soy físicamente, que estudio o cuantos años tengo. No creo que con eso se pueda conocer a una persona. Sólo diré lo que tenéis que saber para conocerme. Aquello que me define. Las raíces, que, al fin y al cabo, son la esencia de lo que somos.

Tenéis que saber que me encantan las palabras. 

Palabras raras como "mangata": el camino de luz que deja la luna al reflejarse en el agua; 
o "gigil": el impulso de pellizcar algo que es insoportablemente tierno (sí, esa cosa existe JAJAJAJ). Bien, y muchas palabras más como "nunchi", "inefable"... Os hacéis a la idea.

Una de las cosas que me gustaría hacer antes de morir (y lo haré muahaha) es, a parte de viajar; hacer un cortometraje animado. Porque mi manera de escribir relatos es muy rara y abstracta, igual que las historias de esos cortos tan geniales que hay por youtube.

Me encanta mezclar realidad y ficción, subjetividad y objetividad, arte e imaginación... Me encanta la subjetividad y los recursos literarios. Me encanta decir cosas sin decirlas realmente. Hacer que se sobreentiendan o que se puedan interpretar de manera especial para cada uno. Me gusta mezclar conceptos y antítesis. Hacer cadenas de palabras y pensamientos. Darles vida, cambiarlas de sitio, fusionarlas, pintarlas, disfrazarlas y volverlas a dejar como al principio. Me gusta jugar con las palabras, como de pequeña lo hacía con las muñecas.

Me gusta concienciarme de mis ideas, metas y logros personales; inmortalizar mis pensamientos y raíces y luego usarlas para crear mis personajes. Es por eso que todos mis personajes tienen una parte de mi, y me gusta vivir una y mil vidas a través de ellos.

Me gusta crear personajes fuera de lo normal. Personajes que no conozcan estereotipos. O mejor todavía, coger estereotipos y darles la vuelta. Hacer a los lobos no tan malos, las princesas no tan débiles y los príncipes no tan perfectos.

Mi lema a la hora de escribir es "no lo expliques, demuéstralo". Es muy útil, la verdad.

En mi pequeño mundo me gusta ser yo, y sentirme bien sólo con eso. Me gusta meterme el pelo por detrás de la oreja y protagonizar planos dramáticos en mi mente cuando miro por la ventana de un tren. Y si llueve, todavía mejor. Me gusta la lluvia; acentúa las emociones y... Bueno, cuando estás triste es como si el cielo llorase contigo. No sé, es bonito.

Me gusta fijarme en diferentes planos que podría sacar cuando voy caminando por la calle. Me gusta escribirle cartas a nadie en concreto. Cartas efímeras. Lo bueno de éstas es que ni siquiera hace falta "escribirlas" literalmente. Se pueden escribir sin escribir (a esto me refería con que escribo raro, jeje).

Me gusta escuchar música antigua (y bailarla con los cassettes de mis abuelos).  Me gusta casi cualquier tipo de música. La única que detesto es aquella cuya letra sea banal, despectiva, superficial o irrespetuosa. Eso sí: adoro las canciones a voces y el fenómeno "mash up". En serio. Es genial. Cuantas más voces, mejor. 

Cuando veo una película, lo primero en lo que me fijo siempre es la banda sonora. Después van los planos y finalmente la historia (lo sé, soy... poco convencional jeje). Me gusta editar vídeos y aprender más sobre audiovisuales. Me gustan las personas que tocan el saxofón con un sombrero (aunque no he visto muchas). Me encanta ese instrumento, aunque yo no lo toque. ¡Pero es mi próximo objetivo! ;)

A propósito, toco algunos instrumentos pero no os diré cuales para dejaros con la intriga y para no alardear demasiado... :P

Podría pasarme horas cotilleando Pinterest o Twitter. Tengo una contraseña tan larga y complicada que ni yo misma la sé escribir (clap, clap, clap). Siempre lo pierdo todo. Me suelo apuntar las cosas (como por ejemplo, la  dichosa contraseña), en algún post-it porque tengo memoria Dori. Pero...

Siempre pierdo los post-its.

Me gusta hacer sudokus o jugar al ajedrez. Pero lo que más me gusta del ajedrez es poder usarlo como connotación metafórica para mis relatos. :D

En realidad... En general me gusta mucho poner atención a todas las pequeñas cosas para poder escribir sobre ellas después. :)

Me encanta la mitología y las ideas tan alocadas que tenían egipcios, griegos y romanos en sus épocas. Es mortal, en serio. Hay de cada salida...

Me gusta observar el universo y dramatizar un poco, siempre que no afecte a personas externas. No sé, para mí, aplica cierta ironía al asunto que lo hace más llevadero, de alguna manera. No me preguntéis, es extraño y bastante antitético pero es así.

Por cierto, aquí va otra importante: adoro la ironía. De verdad. Me encanta. Es la clave para la supervivencia. Y eso de crearle una incógnita a la otra persona que ya no sepa nunca si realmente hablas en serio o le estás tomando el pelo... Yo creo que cuando consigues eso tienes el poder tus manos. xD

Ah, y una de mis favoritas de verdad...

Me encanta cuando puedes tener una conversación con otra persona 
sin necesidad de palabras.

*     *     *

Aunque mi yo adolescente perdida y necesitada de Internet nunca lo admitiría, a veces me gusta ir a la casa del campo y desconectar. No me molesta quedarme parada en el tránsito, si realmente no tengo prisa. De la misma manera que no me molesta esperar al semáforo verde. Me gusta mi familia y su espontaneidad y felicidad extrema a la hora de hacer planes. Por ejemplo:

(Padres): ¡Mañana nos vamos a Andorra, niños!
(Niños): ¡Ueeeee, Andorra!

Sí, muy en plan: PAM. Bien, prosigamos...

No me hacen ninguna gracia las cucarachas. Tengo un trauma infantil con ellas y encima se me presentan pesadilla sí, pesadilla también. Mi subconsciente me la tiene jurada... Para mi, esos seres representan todo lo malo de este mundo. Sí, es bastante simbólico pero es que en serio: dan mucho asco.

Me gusta soltar frases o cosas aleatorias sin motivo aparente. Simplemente porque sí. Como esto, por ejemplo. Ah, ésta es otra: me encanta el humor estúpido. Ese que te deja tan chocad@ que al final te tienes que rendir y en lugar de preguntarte "por qué" ya te dices a ti mism@ "venga va, ¿por que no?". xD

Soy una procrastinadora de primera (lo que decía de las palabras raras), cosa que a veces me trae demasiados problemas. A veces tengo diálogos conmigo misma (ey, en serio. ¿Quién no hace eso al menos alguna vez en la vida?) pero todos terminan conmigo partiéndome de la risa por lo absurdo que es toda la situación en sí.

Me gusta viajar y dormirme en el coche escuchando lo que yo llamo "música de viajes". Ya sabéis, aquella música que casualmente siempre escucháis en los viajes largos, con el sonido de la carretera de fondo, las luces pasando tras la ventana y tu cabeza acostada sobre tu sudadera hecha una bola. Es en ese momento cuando descubres que tu magnífica idea de usarla como almohada no es tan magnífica. Pero bueno, mejor que nada... ¡En fin, sigamos...! :)

Soy bastante cabezota. ¿Sabéis eso de que "cuando le entra una idea en la cabeza es más fácil arrancarle la cabeza que la idea"? Pues eso. xD


Me gusta hacer de Papá Noel por la Blogosfera. Es decir, ir mareando por diferentes blogs y comentar entradas guays. Así luego sus admins se llevan la sorpresa y quizás les saco alguna sonrisa. Aunque jamás lo podré saber del cierto, cosa que hace que mole mas todavía. :)

Soy el desastre en persona (como habréis podido comprobar en este desordenado post, jeje). En otra vida yo era Caos (si sabes de mitología comprenderás que era la ama del universo :).

Esto os va a sonar raro pero... Me gusta la soledad. A ver. Esto lo tengo que explicar bien porque sino se puede malentender... Me gusta a ratos. Pero realmente, hay veces que me gusta estar sola y pasar tiempo conmigo misma para volver a encontrarme. Creo que la soledad puede ser terrible, o perfecta. 

Me gustaria apuntarme a un montón de cursillos de un poco de todo para obtener más conocimiento universal. Me gustan los sinónimos y antónimos, las bibliotecas, patinar sobre hielo, tocar cualquier instrumento, las historias basadas en hechos reales y los musicales. En serio, disfruto como una enana cuando voy al teatro. ^-^

Me gusta tener el pelo corto. Es muy cómodo y el largo era medio divergente y exigía libertad de expresión ya que siempre estaba desordenado y caótico. Me gusta hacerme pequeñas trenzas. Sí, parecerá infantil pero en cierto modo es como un acto simbólico. Como diciendo que voy a crecer pero la niña que llevo dentro se viene conmigo. Al fin y al cabo, los niños pequeños son la clave. Sobretodo los que hacen cosas randoms y sueltan comentarios apoteósicos... 

Me encanta observar el cielo por las noches y el mar. Pero éste último me da mucho respeto. Igual que el espacio. Pero me encantaría ver en persona algún día todo ese mundo que se nos escapa allí fuera...

Me gustan los pactos en silencio y eso del clásico"he leído los términos y condiciones" o el tradicional "mañana salgo a correr" que la mayoría de las veces nunca se cumple. Pero no sé; me gusta que sea así. Me gusta eso que nos define tanto a los humanos... ;)

Me gusta el color azul, el otoño y las croquetas. Ah, y crear ollas mentales por decir "azul" y pintarlo de negro. :3

Los pantalones de chándal cortos no sé que tienen pero me activan. Soy más productiva cuando me los pongo. xD

Soy un terremoto, y cuando cojo confianza puedo hablar, y hablar, y hablar, y hablar... Siempre me equivoco de aceite a la hora de cocinar (síp, cocino. Me gusta dejar volar mi creatividad culinaria. Que es nula, por cierto). Pero eso es porque soy terriblemente insegura dependiendo que cosas...

Me gusta cogerle cariño a los pequeños detalles y a la gente, aunque eso a veces me vuelva ligeramente masoquista. Es como eso de "¿elegirías corazón o cerebro?". Soy de las masoquistas que elegiría corazón. Es así. 

Pienso demasiado. La verdad es que pensar puede ser una condena o una salvación. A veces está genial. A veces es terrible. Pero bueno... Está claro que la mente es bastante petarda y, o la controlas tú a ella, o te controla ella a ti. A pesar de todo, me gustaría ser psicóloga. 

Me encanta dormir, y sobretodo soñar. Me gustan las sudaderas enormes y meter las manos dentro de las mangas. El único vídeo que tengo de cuando era pequeña es uno donde me pego el tortazo de la vida. Ya os lo he dicho: soy adorablemente torpe. :)

2 comentarios:

  1. HOLAAAA

    Nos parecemos demasiado enserioo.

    Soy suuper cabezota. Y más torpe que yo imposible. También soy lo más sacrástico que hay jajajaj pienso lo mismo de la ironía. La música de viajes es imprescindible. Me encanta escribir y también hablar sola. Soy una cotilla y siempre voy cotilleando por las redes sociales y los blogs y voy dejando comentarios. Y soy fatal para las contraseñas, es horrible enserio. Y muchas cosas más, pero no quiero hacerte perder el tiempo así quee me voy jejeje. Bueno y como has podido observar, soy suuuuuuuuuuuper caotica jajajaja.

    BEESOOS

    JOANA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joana! Gracias por tu comentario, me paso por tu blog! :)

      Eliminar